Publicado en Abolición, Crítica, sexualidad, SOCIEDAD

ALGO SOBRE EL AMOR

Uno de los errores que lleva a suponer que no hay nada que aprender sobre el amor, radica en la confusión entre la experiencia inicial de «enamorarse», y la situación permanente de «estar enamorado» o mejor dicho de «permanecer enamorado».

Si dos personas, que son desconocidas la una para la otra, dejan caer de pronto la barrera que los separa, se sienten cercanas, se sienten uno: ese momento de unidad, constituye uno de los más estimulantes excitantes de la vida, y resulta más maravilloso para aquellas personas que han vivido encerradas, aisladas, sin amor. Ese milagro de súbdita intimidad, suele verse facilitado si se combina una atracción sexual, y su consumación; sin embargo, tal tipo de amor es por su misma naturaleza, poco duradero.

Las dos personas llegan a conocerse bien, su intimidad pierde su carácter milagroso, hasta que su antagonismo, sus desilusiones, su aburrimiento, terminan por matar lo que pueda quedar de la excitación inicial. No obstante, al comienzo no saben todo esto, en realidad consideran tal intensidad del apasionamiento, el estar «locos el uno por el otro», como una prueba de intensidad de su amor, cuando solo muestra el grado de su soledad interior.
Esta actitud, sigue siendo la idea prevaleciente sobre el amor, a pesar de las abrumadoras pruebas de lo contrario.

A partir de la Revolución Industrial, se instaló como principio irrefutable, que el amor es el hijo del placer sexual, y que dos personas se amarán si aprenden a satisfacerse recíprocamente en el aspecto sexual. Esto, en realidad, corresponde a la ilusión general de suponer que el uso de las técnicas adecuadas es la solución, no sólo de los problemas técnicos de la producción industrial, sino también, de todos los problemas humanos.

En verdad, es precisamente lo contrario. El amor no es el resultado de la satisfacción sexual adecuada, por el contrario, la felicidad sexual, (y aún el conocimiento de la llamada «técnica sexual»), es el resultado del amor.

El estudio de los problemas sexuales más frecuentes, (frigidez en las mujeres y las formas más o menos serias de impotencia psíquica en los hombres), demuestra que la causa no radica en una falta de conocimiento de la técnica adecuada, sino en las inhibiciones queimpiden amar.
El temor o el odio al otro sexo están en la raíz de las
dificultades que impiden a una persona entregarse por completo, actuar espontáneamente, confiar en el compañero sexual, en lo
inmediato y directo de la unión sexual. Si una persona sexualmente inhibida puede dejar de temer u odiar, y tornarse entonces capaz de amar, sus problemas sexuales están resueltos. Si no, ningún conocimiento sobre técnicas sexuales le servirá de ayuda.

Publicado en sexualidad, Yo

EYACULACIÓN FEMENINA Y DEMÁS PAJILLAS.

Al parecer hemos estado eyaculando por un largo tiempo. En 2010, la uróloga Joanna Korda y sus colegas examinaron las traducciones de textos literarios antiguos y encontraron múltiples referencias a la eyaculación de fluidos sexuales.

El Kamasutra (escrito entre 200-400 d. C.) habla del “semen femenino” que “cae constantemente”, mientras que un texto taoísta del s. IV, “Las instrucciones secretas de la habitación de jade”, hace la distinción entre una “vagina resbaladiza” y “los genitales transmiten fluido”.
Korda y sus colegas razonaron que lo último puede ser claramente interpretado como eyaculación femenina.

En cierto modo, la eyaculación es como el orgasmo: a veces pasa, a veces no. Aún no tenemos una respuesta definitiva a la pregunta de por qué algunas personas con vulva eyaculan y otras no. Puede deberse a que algunas personas no están lo suficientemente excitadas o no están recibiendo el tipo de estímulo sexual adecuado para provocar la eyaculación, bien sea porque no sienten comodidad haciéndolo, o porque se están conteniendo por temor a orinarse. También puede ser que haya más personas que eyaculan de las que creen hacerlo, solo que eyaculan en menores cantidades, que pasan desapercibidas.

Aunque no todo el mundo consideraría la pornografía como literatura, hoy en día es una fuente común para aprender sobre sexualidad.
Desde el sitio Pornhub dijeron que la popularidad de los videos sobre eyaculación femenina, o “squirting” (enlace apropiado para el trabajo) en su sitio, incrementó drásticamente entre 2013 y 2015, y se ha mantenido en su Top 20 de categorías para videos. Pornhub nos proporcionó datos fascinantes sobre la eyaculación femenina en el porno.

Según los análisis de datos de Pornhub, las mujeres son un 44% más propensas a buscar videos de eyaculación femenina que los hombres, y la popularidad de estos videos tiende a disminuir con la edad.

A nivel mundial, las personas que más buscan videos de eyaculación femenina, por un amplio margen, están en Colombia; así como las personas en Sudáfrica, Venezuela, Vietnam y Eslovaquia.

No obstante su popularidad, la eyaculación femenina aún no es “aceptada” por todo el mundo. En 2014 la eyaculación femenina fue prohibida en la pornografía producida en el Reino Unido. Esta prohibición fue recibida con múltiples protestas, pues implica que la eyaculación de una vulva es algo anormal, mientras que la eyaculación de un pene es completamente normal.

Aparentemente, los órganos de censura no podían distinguir fácilmente entre la eyaculación femenina y la micción, la cual se considera como un acto pornográfico “obsceno”.

No existe un consenso entre los científicos sobre la composición del fluido eyaculatorio femenino. Aunque aún no se sabe con certeza, se ha probado que el fluido de la eyaculación femenina contiene orina y una combinación de otros fluidos.

Cada cuerpo es diferente en lo que respecta a los orgasmos, la eyaculación o cualquier otra cosa. En vez de concentrarte en el destino, ¿por qué no pones una toalla y disfrutas el viaje?

Tsunami
ALICIA EN EL PAÍS DE LAS PAJILLAS

Sobre la autora: Leí que «masturbarse a diario trae consigo una notable mejora en el léxico». Me quedé absorta ante tal afirmación carente de raciocinio. Me exacerba cuando, de soslayo, un petulante enarbola una serie de posibles consecuencias elevadas en la definición que porta lo categórico.. Ante la inaudita intrusión de nomenclador incipiente; carente tan de jerarquía nominal como de enciclopedia en veredicto sanatorio;; profiero: la paja sea contigo. Melchor en medio, Anular: va de canto; el Meñique ensarta y el Gordo va empujando.